Tratamientos sin cirugía

certificados

Hoy en día ya no existen excusas para no darle a tu rostro o cuerpo una imagen más rejuvenecida, sacudiendo los rastros del paso de los años o de las inclemencias del tiempo.

Las excusas como, “no tengo tiempo para la recuperación” o “pasará mucho tiempo para que los resultados sean visibles”, se acabaron, ahora puedes lucir más joven  en tan solo unos minutos, con poco dolor y sin mucho esfuerzo.

¿Cómo? Pues solo se necesita organizar el tiempo y presupuesto para acudir a una cita con un cirujano plástico en León. Puede que te aterrorice visitar a cualquier tipo de médico, pero hay que tomar en cuenta que es mucho más temible la flacidez, las manchas o las arrugas en el rostro.

Todo el cuerpo está cubierto por músculos, por lo tanto la cara también cuenta con músculos que gracias a las actividades de la vida diaria, se tensan y contraen, provocando que la cara luzca cansada y envejecida. Dichos músculos también pierden tono generando flacidez en  el contorno de ojos, mejillas o barbilla dando como resultado la aparición de la terrible papada.

Para lo cual, una de las soluciones son los tratamiento no invasivos o no quirúrgicos, que incluyen peelings (químicos o mecánicos) que ayudan a combatir las líneas de expresión que son mucho más suaves, provocadas por el clima como la exposición a los rayos solares y UV. Así pues, esta técnica se encargará de eliminar células muertas, permitiendo que células nuevas se abran paso en el rostro.

El peelings, se aplica en la misma consulta, con duración de aproximadamente una hora, tras la cual, se puede ir a casa sin vendajes, únicamente con una capa especial de crema. Después del procedimiento se puede hacer las rutinas diarias de manera normal, pero es aconsejable evitar actividades al aire libre o actividades que requieran mucho esfuerzo. Al cabo de aproximadamente siete días se retirará la máscara que cubría la piel, pudiendo así evaluar  el sorprendente resultado.

El botox es otra técnica recurrente que sirve cuando las líneas de expresión son mucho más marcadas, generadas por la natural gesticulación facial. Ésta consiste en inyectar la sustancia toxina botulínica tipo A, la cual provoca una contracción o parálisis de ciertos músculos de la cara, responsables de las arrugas a eliminar, suavizando la expresión. Los resultados son inmediatos, devolviéndole al rostro un aspecto más relajado, descansado y rejuvenecido.

Este tratamiento es indicado para: arrugas de la frente, entrecejo, zona lateral de ojos, parte superior de la boca, corrección de desigualdades en la altura de las cejas y  sudoración excesiva en axilas, manos y pies.

El láser es también una técnica no invasiva muy recurrente, que permite eliminar las arrugas muy profundas. Existen diferentes tipos y lo que hacen es bombardear con pequeños puntos de luz, que producen una exfoliación muy profunda, quemando de manera controlada las células, para obtener unas nuevas. Con esto se puede obtener el rejuvenecimiento superficial de la piel, eliminar manchas, reafirmar la piel o sanar lesiones vasculares fraccionales.

Las infiltraciones  ayudan a combatir las arrugas marcadas y profundas por medio de un relleno que puede ser extraído de la grasa de otra parte del cuerpo o utilizar otro tipo de sustancias como el ácido hialurónico, que se inyectan desde la nariz a la boca.

Hay muchas otras técnicas que se pueden realizar sin cirugía, de las cuales te puedes informar visitando a un  cirujano plástico en León. A continuación describiremos algunas más:

La esclerosis de varices, es un tratamiento muy efectivo y con poco dolor para tratar a esas pequeñas venas que aparecen a lo largo de la pierna. Se realiza por medio de una microespuma. El tratamiento se aplica dentro de la consulta, sin el uso de anestesia y es un procedimiento ambulatorio.  Se requieren de entre cinco y diez sesiones, aunque este número será muy variable de acuerdo a la gravedad de las varices. Una vez finalizada dicha sesión, el paciente podrá salir caminando e irse a casa. Al cabo de una semana se realiza una visita de seguimiento incluida en el precio.

Los factores de crecimiento (PRP): el uso de esta técnica de rejuvenecimiento facial representa un importante avance en la medicina estética, en la cual se utilizan factores de crecimiento plaquetarios que estimulan a los fibroblastos. Por lo tanto, los fibroblastos son células que se encuentran en la piel, responsables de la producción de colágeno, entre otros. Además estimulan a ciertas enzimas que previenen la oxidación celular. Esta se realiza por medio de la obtención de una pequeña muestra de sangre del paciente, la cual será procesada mediante la centrifugación, separando el plasma donde se encuentran las plaquetas y de esta manera infiltrarlos a la piel.

La bioestimulación facial que se usa con elementos de desarrollo plaquetario, tendrá que ser usado con el cloruro cálcico para que los factores de la plaqueta sean liberados. Muchas veces se combina esta infiltración de factores con la combinación de diversas de vitaminas, antioxidantes  y aminoácidos,  para obtener resultados mucho más evidentes y satisfactorios, estos se aplican en cuello, cara, manos o escote. Este tratamiento puede ser efectivo para personas de cualquier edad.

Las sesiones de aplicación y la frecuencia, estarán directamente relacionadas con el grado de envejecimiento que tenga el paciente. Se necesitarán más sesiones si la piel se encuentra muy mal nutrida, hay exceso de exposición al sol, personas fumadoras y o que realicen pocas horas de descanso.

Al cirujano plástico en León, podrás consultarle todos los beneficios y posibles riesgos que se pueden tener realizando alguna de estas técnicas. Visita nuestra Clínica Armonía, para que podamos agendarte una cita con un especialista y puedas decidir qué tratamiento es el más adecuado para ti.

Por El Equipo de Marketing