REDUCCIÓN DEL PECTORAL MASCULINO

cirugia estetica

Hoy en día, consultar a un cirujano plástico se ha convertido en algo frecuente y muy solicitado por la sociedad mundial, pues con el avance de la medicina y las técnicas en esta área, este tipo de procedimientos estéticos se han convertido en algo menos doloroso, invasivo, seguro y con menos tiempo de recuperación. Permitiéndonos ayudar a mejorar la apariencia física de nuestro cuerpo, con resultados rápidos.

Pero, ¿a qué nos referimos con cirugía estética? Esta es usada para mejorar la apariencia física, pero también para corregir algún problema corporal y ofrecer soluciones a secuelas de algún trauma físico, como pueden ser las quemaduras. También puede encargarse de mejorar la estética corporal en situaciones menos traumáticas, como reducir o eliminar arrugas, aumentar el tamaño de los senos o modelar la nariz.

Antiguamente la cirugía estética solamente se utilizaba para mejorar la salud del paciente, por ejemplo se hacían reconstrucciones de nariz, mandíbula o rostro tras algún accidente o se eliminaban marcas de nacimiento.

La cirugía comenzó a desarrollarse como una rama de la medicina por primera vez después de la primera guerra mundial, brindando ayuda y esperanza a los soldados que volvían de la guerra con secuelas físicas. Sin embargo, hay registro de que su uso y experimentación es mucho más antiguo.

Muchas bases de la cirugía plástica se pueden hallar en la Historia Antigua y representan el esfuerzo que ha hecho el hombre para no solo curar heridas, sino para  tratar de curar  defectos y embellecer el cuerpo.

El papiro egipcio que data de hace 1500 años a.C. muestra como se realizaba un trasplante. En el siglo VII a.C. Susruta, un médico cirujano indio, describe en uno de sus textos, las técnicas para la reconstrucción de la nariz, oreja y labios.

Por lo tanto este tipo de procedimientos no sólo tienen la finalidad de embellecer el cuerpo, sino de brindarle la posibilidad al paciente de tener una imagen más positiva, mejorando su autoestima y calidad de vida.

No debe de existir razón ninguna por la que el paciente deba exponerse a una operación sin tener plena confianza en el especialista que la realizará, además de tener un total conocimiento de los procedimientos, detalles, ventajas y  potenciales consecuencias.

En la Clínica Armonía contamos con los mejores especialistas, tecnología de vanguardia, el mejor trato y atención para los pacientes que deseen realizarse este tipo de cirugía estética.

Una de las cirugías que ha tomado mucha fuerza en el mercado, es la reducción del pecho masculino, conocida por su término medico como ginecomastia, especialmente en hombres de una edad de entre los 20 a 35 años.

Las causas más comunes para someterse a esta operación pueden ser diversas. Pero entre los factores que favorecen al agrandamiento de los pechos masculinos, se puede incluir el uso de esteroides, exceso de peso, medicamentos con estrógenos, consumo de alcohol, desequilibrios hormonales o herencia.

Que como resultado provocan un aumento de la grasa y del tejido glandular que no se puede tratar con ninguna dieta o ejercicio, ya que muchas veces el ejercicio puede hacer  este problema más notable.

¿Quiénes son candidatos para someterse a una reducción de pecho?

Siempre será importante una primera visita al cirujano plástico para determinar si el procedimiento es adecuado para el caso en particular, ya que todos los cuerpos son únicos y el historial médico influye totalmente. Los candidatos ideales son aquellos hombres que cuentan con una piel un tanto más elástica  y firme, pues esto permitirá la pronta reconfiguración de la zona corporal trabajada.

Este procedimiento debe realizarse una vez pasada la pubertad y encontrarse en plena madurez física y emocional. En caso de que el paciente aún se encuentre en etapas tempranas del desarrollo y desee aplicar esta técnica para mejorar algún problema emocional, tendrá que ir acompañado y contar con la autorización de los padres.

El procedimiento para esta cirugía es muy similar a una reducción del pecho femenino. Se realiza con anestesia local o general, dependiendo de la cantidad de masa que será extraída y tiene duración de entre tres a cuatro horas, según el caso, puede ser de forma ambulatoria.

La liposucción se utiliza en caso de que la causa de la ginecomastia, sean simplemente depósitos de grasa en la zona pectoral en lugar de exceso de piel y tejido glandular. Para este proceso, se hacen unas pequeñas incisiones cerca del pezón y el exceso de grasa es succionado por medio de un tubo delgado llamado cánula.

En caso de que se vaya a eliminar quirúrgicamente el tejido glandular, se tendrá que hacer una incisión en el borde inferior de la areola del pezón y se eliminará la masa glandular a través de ella, posteriormente dicha zona puede ser moldeada con liposucción.

En los casos extraordinarios en que se presente exceso de piel también  se tendrá que eliminar por medio de una incisión alrededor del pezón.

Es recomendable que el paciente tenga a alguien que lo acompañe para llevarlo a casa después de  esta cirugía estética, debido a los efectos de la anestesia. El tiempo de inactividad  dependerá del procedimiento y el paciente, por lo general, podrá incorporarse al trabajo al cabo de dos semanas, siempre y cuando la actividad que realice no sea extenuante.

Se podrá experimentar un poco de dolor, posibles moretones e inflamación en la zona. El médico recetará ciertos medicamentos para contrarrestar estos síntomas.

Se recomienda llevar una prenda elástica de presión, en un periodo de entre tres y seis semanas con el fin de ayudar al proceso de curación, hay que evitar exponerse a la luz solar.

Por El Equipo de Marketing