Liposucción y Lipoescultura

A pesar de su reciente auge, la lipoaspiración es un procedimiento quirúrgico de largo uso en la cirugía plástica.

Todo cirujano plástico está familiarizado con la técnica, aunque eso no es una especialización, sino un recurso dentro de nuestro arsenal en la lucha por la belleza. Para su realización se utiliza una cánula semejante a un lápiz largo.

Para realizar las aspiraciones de grasa tanto en grandes áreas como en pequeñas, las cánulas pueden ser tan finas como una aguja, las cuales son introducidas por un orificio en la piel, lo que permite dejar una cicatriz parcialmente invisible.

En el lugar que va a ser lipoaspirado se podrá inyectar una solución para disolver y ablandar la grasa, lo que facilitará el acto. En algunos pacientes no es posible usar esta solución, debido a su edad, por lo que se usará sólo si es necesario.


l2-01

 

l1-01

 

 

Las partes del cuerpo más comunes para la lipoaspiración son las chaparreras, cintura, espalda lateral y baja y abdomen, aunque se usa también en la papada, brazos y piernas.

Hoy en día en casi todas las cirugías se utilizan procedimientos complementarios como la lipoaspiración.

Un ejemplo de ello, es cuando se opera el abdomen, al final (en ocasiones) es necesario aspirar regiones laterales y superiores. Es un acto muy simple pero al igual que la aspiración de la papada, debe ser ejecutada por una persona apta, de lo contrario podrá traer más sinsabores que satisfacciones.

Como la lipoaspiración es un acto quirúrgico, siempre debe realizarse en un quirófano, como cualquier otra cirugía, con todos los cuidados inherentes para evitar infecciones y complicaciones, recuerde que en ocasiones, “lo barato sale caro”.

No existe una edad límite para el uso de la técnica, sin embargo, se deben considerar las características de la piel; si ésta es poco elástica, una excesiva lipoaspiración podría traer irregularidades o provocar flacidez. En ocasiones es necesario aplicar la lipoaspiración en dos sesiones con una diferencia de entre 6 y 12 meses.

La primera vez se retira la mayor parte, y en la segunda, en caso de que la piel quede flácida, se puede contraer. De esta forma concluye el tratamiento.

En ocasiones la piel es tan flácida que la lipoaspiración no resuelve el problema, por lo que será necesario retirar el exceso de piel y la grasa sobrante.

Algunas veces, con una nueva lipoaspiración es suficiente, de lo contrario, se puede retirar el excedente con una incisión. Este procedimiento es muy usado en la parte interna de los muslos y los brazos en pacientes de más de 40 años.

Cuando la lipoaspiración es en el abdomen, muslos, nalgas y piernas la anestesia podrá ser por bloqueo, que posibilita los movimientos al término de la cirugía. Cuando las áreas son pequeñas puede utilizarse anestesia local. El tiempo de hospitalización es de 24 a 48 horas.

Usted tendrá una faja especial bien ajustada que le será colocada antes de salir del hospital; deberá retirarla para el baño diario 24 horas después de la cirugía. Esta faja la usará de 20 a 30 días para prevenir una hinchazón mayor.


l3-01

 

Después de 7 a 10 días es interesante utilizar el ultrasonido y masajes leves linfáticos que le ayudarán a desinflamar. La regresión total sucede de 90 a 180 días, mas no impedirá sus actividades de rutina a partir de entre 10 y 15 días de operada.

En algunos lugares aparecerán áreas con edemas o hematomas, que desaparecerán en tres semanas aproximadamente.

Un punto importante es no pensar que la lipoaspiración la dejará delgada y esbelta, ésta modifica sus contornos, pero no perdona el hacer ejercicio y el control alimenticio.

Los primeros 60 días después de la cirugía, procure ingerir poca comida que contenga grasa.