Lipoescultura y sus variantes

lipoescultura

Cada vez es mayor el número de gente que se somete a las cirugías plásticas; la belleza y la eterna juventud no dejan de ser un ideal en una sociedad donde todo se trata de mirar y de que te miren. No lo digo a manera de juzgar, sino de apoyar la idea de que ser admirados por nuestro físico es un deseo que todos tenemos en algún momento de nuestra vida.

Lo más común es que la gente apueste por una operación de nariz, tan simple como eso, pero hay otras que buscan cambios más drásticos todavía. En este rubro entra aquella gente que quiere deshacerse del exceso de grasa y así facilitar el camino a su cuerpo deseado.

La lipoescultura tiene por objetivo darle forma al cuerpo eliminando aquellas zonas donde nos cuesta trabajo quitar la grasa con ejercicios o con dietas. Este procedimiento no extrae grandes cantidades como la liposucción, y tampoco debería utilizarse como método para bajar de peso. Al contrario, la gente con un sobrepeso extremo no puede someterse a este tipo de cirugías, porque su vida podría correría riesgos. Aun en estas cirugías de moldeo, es importante que la persona cuente con ciertas características de salud que permitan su intervención.

Estamos acostumbrados a ver que que las personas jóvenes que no pueden terminar de eliminar grasa de ciertas zonas con ejercicio y dietas, son las que se someten a la lipoescultura; también a las mamás que después del embarazo, por más esfuerzos que hicieron, no pudieron recuperar el cuerpo que tenían antes. Pero actualmente también hay un grupo que se va ampliando cada vez más y ha buscado en la lipoescultura una nueva oportunidad: las personas adultas mayores.

A determinada edad, ya es muy difícil deshacernos de la grasa, y que el ejercicio y el alimento hagan milagros con nosotros; cuando somos mayores nuestro metabolismo es mucho más lento, y además ya no podemos realizar tantas actividades intensas como cuando éramos jóvenes. Pero eso  no significa que la gente adulta no posea todavía un poco de vanidad y amor propio, por lo que consideran la lipoescultura una buena opción para mejorar su figura.

La dificultad o complicación de la cirugía se basará en qué tanto se quiere remover de grasa; es decir, la idea no es que se quiera eliminar toda, sino de una zona o zonas específica, y con ciertos límites y cuidados. Es importante que al elegir a tu cirujano le preguntes todo lo que necesites saber sobre el procedimiento y los resultados; el médico tiene la obligación de hablarte con al verdad sobre las expectativas que puedes o no tener. Por el mismo motivo, hay dos características esenciales que el candidato a operación debe tener para que los resultados sean favorables, tenga la edad que tenga:

  • En principio no debe tener sobrepeso ni bajar ni subir desproporcionadamente muy seguido. La gente con estas característica, deberá someterse a dieta y ejercicio hasta que alcance el peso necesario para poder realizar la operación.
  • Se debe hacer un estudio general de salud para saber si no se sufre de alguna enfermedad o si se han realizado cirugías anteriormente.

Como toda cirugía, la lipoescultura también tiene sus cuidados post operatorios. Tendremos que tomar antibióticos y utilizar una faja que ayude a la cicatrización, y a darle forma de nuevo al abdomen y caderas. Si la cirugía fue muy grande, quizá el tiempo de reposo sea mayor, de tres a cuatro semanas. Por otra parte, es importante entender que el hecho de realizarnos una cirugía de este tipo, no significa que ya no tengamos que cuidarnos. Es indispensable que el paciente siga con una rutina saludable para que la grasa no reaparezca.

Otras variantes de la lipoescultura tradicional que la gente de la tercera edad suele utilizar son la lipoescultura ultrashape, que a partir de disparos de luz y ultrasonido se va eliminando la grasa. Esta se lleva a cabo por sesiones, no implica riesgos y puede aplicarse en abdomen, muslos y antebrazos. Usualmente solo se trabaja una parte en específico.

La mesoterapia también ha sido muy recurrente estos últimos años. Logra a partir de inyecciones de diferentes medicamentos, reducir las tallas. Estimula la pérdida de grasa y además puede eliminar las celulitis.  Otra parecida es la lipoescultura endermologie que se encarga sobre todo de remediar, igualmente, problemas de la piel de naranja,  y de reducir la grasa acumulada en ciertas zonas utilizando un gel. Este elimina toxinas, problemas de retención de líquidos y daños en el sistemas linfático y venoso.

La lipoescultura liposonix no solo ayuda al paciente a reducir grasa sino que con sus movimientos oscilatorios permite moldear el cuerpo hacia la forma que se quiere lograr. Las ondas mecánicas que se utilizan hacen que nuestro metabolismo reaccione y ayude a deshacernos de toxinas a través de la orina o del sistema linfático.

Estos últimos métodos son los menos invasivos y por eso también bastante recurrentes. Las personas que quieren someterse a este tipo de tratamiento generalmente son aquellas que están inconformes con zonas muy específicas de su cuerpo, y solo necesitan un empujoncito para poder moldearse. Para la gente adulta conlleva muchas ventajas, ya que no necesitan correr el riesgo en el quirófano cuando el cuerpo en general ya no se recupera tan fácilmente.

Para todo tipo de cirugía es importante contar con gente especializada que sepa orientarlo durante el procedimiento. Deben tener experiencia y buenos comentarios de otros pacientes para saber que no le estamos confiando nuestro cuerpo a cualquier persona. Un error podría implicar muchos años de dolor y decepción física y psicológica. La clina armonía cuenta con médicos altamente capacitados y con una gran variedad de servicios que seguro se adaptarán a tus necesidades y expectativas. ¡El cuerpo de tus sueños nunca se vio tan cercano!

Esta entrada fue publicada en Blog. Con este Enlace.

Por El Equipo de Marketing