La cirugía de nariz

cirugia de nariz

Es también conocida como rinoplastia por su término médico, ésta es la cirugía estética más popular y solicitada en todo el mundo. Muchas personas la consideran pues no están satisfechos con la forma, el tamaño o el ángulo de la nariz en proporción con el resto de su cara.

Hay otro porcentaje de la población que decide someterse a esta intervención debido a problemas respiratorios.

¿Qué se puede obtener con la cirugía de nariz?

  • Se mejorará la forma, dándole una mejor proporción estética a la cara.
  • Los daños estructurales que impiden una adecuada la respiración y que causan congestión se pueden corregir.
  • Tener un impacto importante en la auto percepción y mejora la confianza en sí mismo.

¿Cuáles son los contras?

  • Dependiendo del tipo de cirugía, puede tener cicatrices en la base de la nariz.
  • Tomar el tiempo necesario para la recuperación.
  • Al no acudir con un profesional certificado, tener resultados negativos.

¿Quiénes son candidatos?

Se debe de contar con un buen estado de salud, presentar el historial clínico para analizar anteriores intervenciones o enfermedades, así como alergias y medicamentos de uso actual.

De preferencia haber pasado la adolescencia y encontrarse en una etapa madura,  se recomienda que esta operación se realice de los 18 años en adelante.

Si presenta alguna obstrucción nasal en el interior de la nariz y tiene dificultad para respirar o cuenta con algún defecto de nacimiento que le gustaría mejorar, es un buen candidato para este procedimiento.

¿Cómo se realiza el procedimiento de la cirugía de nariz?

Después de haber adormecido el área, mediante anestesia local o general,  el cirujano procederá a hacer incisiones para acceder a los huesos y cartílagos que dan soporte a la nariz. Existen dos técnicas generales para hacer las incisiones: abiertos y endonasales.

Por medio de la adición o eliminación de hueso y cartílago, las estructuras de soporte de la nariz pueden ser reducidas o aumentadas y la nariz podrá ser acortada o alargada. La piel y otros tejidos se remodelarán,  para asumir la nueva forma de la estructura. Se puede utilizar rellenos de tejidos o injertos de grasa para aumentar el volumen en las zonas deseadas.

El puente nasal se podrá estrechar moviendo o rompiendo el hueso hacia el interior, dándole una imagen a la nariz más afinada.

La incisión abierta: se realiza fuera de la nariz con una pequeña abertura de acceso en la parte inferior de la nariz entre las fosas nasales, que posteriormente se conecta con otras incisiones ocultas dentro de la nariz.

La endonasal: en este procedimiento las incisiones se hacen dentro de las fosas nasales. Y ya que estas incisiones se ocultan, no son invisibles después de la cirugía.

Además de las opciones antes mencionadas, existen varios métodos, como:

Injertos de cartílago autólogo, extraidos de su tabique nasal (pared interior de la nariz que divide un solo paso de aire). Esto ofrece la oportunidad para un resultado mucho más natural.

Los implantes de silicona sólida que muchas veces se usan son materiales extraños que pueden llegar a infectarse o reaccionar mal con los tejidos nasales, los cuales tendrán que ser removidos. Por lo anterior, el cartílago natural es la opción que puede presentar menos problemas.

Los injertos o rellenos de grasa también se pueden inyectar para suavizar la forma de la nariz, ya sea para darle camuflaje o hendiduras o para añadir volumen en las zonas deseadas.

La selección de un cirujano es de vital importancia para obtener los resultados esperados, hay que considerar lo siguiente: la educación, formación y certificación, la experiencia, la información brindada por este médico y la empatía que le haya provocado.

En la consulta inicial, el paciente tendrá la oportunidad de discutir sus objetivos estéticos, el cirujano le evaluará como candidato para la rinoplastia y deberá aclarar todo lo concerniente a este tipo de procedimientos.

Antes de su procedimiento, se le pedirá que: deje de fumar para promover una mejor cicatrización, evite tomar aspirina, ciertos medicamentos anti-inflamatorios, ya que pueden causar un sangrado abundante. De manera independientemente al tipo de cirugía a realizar, la hidratación y la alimentación son muy importantes antes y después para contribuir a una recuperación segura.

Una vez concluida la cirugía de nariz, los cuidados postoperatorios son de suma importancia para la recuperación. Las instrucciones que le proporcionen sobre: los drenajes (si es que han sido colocados), los síntomas normales que experimentará, los signos potenciales de complicación, hay que atenderlos al pie de la letra y consultar con el médico cualquier duda o síntoma extraño.

¿Cuánto tiempo pueden durar los resultados?

Los resultados de la rinoplastia son permanentes, es por esto que es  importante tener objetivos estéticos claros antes de realizar este procedimiento.

La rinoplastia sólo debe realizarse cuando la nariz ha terminado de crecer y el desarrollo  general de la cara y cuerpo se ha producido, ya que si esta se realiza antes de que el desarrollo se haya completado, el crecimiento continuo puede afectar al resultado de la cirugía y causar problemas o complicaciones.

¿Qué  otros riesgos específicos se pueden presentar?

  • Obstrucción nasal provocada por la hinchazón dentro de la nariz.
  • Lesión en la estructura que separa las fosas nasales.
  • Una cicatriz muy visible.
  • Problemas de la piel, como infecciones o hinchazón.
  • Ruptura de la piel, vendajes o de materiales extraños.
  • Reacciones adversas a la anestesia.
  • Cambios en la sensibilidad.
  • Alergias.
  • Hematomas o sangrado.

Para minimizar ciertos riesgos le recomendamos acudir a nuestra Clínica Armonía, para ser atendido por un cirujano plástico certificado y obtener los resultados esperados.

Por El Equipo de Marketing