La cirugía de manga gástrica

cirujanos plasticos

La cirugía de manga gástrica se ha vuelto una opción muy popular entre los pacientes que buscan perder peso. Es un procedimiento sencillo que no requiere de tanto tiempo de recuperación y tiene menos complicaciones a largo plazo.

Así pues, comenzó con procedimientos distintos a los de hoy en día. Anteriormente la cirugía se realizaba en individuos con obesidad mórbida, pero gracias el peso corporal que presentaban, requerían estar bajo anestesia durante un periodo muy prolongado, lo que suponía muchos riesgos.

Esto provocó que muchos cirujanos plásticos que realizaban este procedimiento, comenzaran a realizarla en dos etapas.

En la primera etapa se reducía el tamaño del estómago. Para pasar a la segunda etapa había que esperar al menos un año. Pero los cirujanos se dieron cuenta que cuando el paciente regresa un año después, ha perdido tanto peso que un segundo procedimiento no era necesario.

Estudios como éste dieron como resultado tasas bajas de complicaciones, se realizaba en menor tiempo y la pérdida de peso era mucho más efectiva que con otros procedimientos como el bypass gástrico.

Esto no solo fue satisfactorio para los médicos, sino que los pacientes se sentían más cómodos y notaban que después de la cirugía los periodos y la cantidad de ingesta de comida se reducían.

Más tarde, este tipo de investigación demostró que la producción de hambre, que es determinada por la hormona grelina, se redujo significativamente en los pacientes que contaban con una manga gástrica.

Muchos cirujanos plásticos consideran que el área del estómago que es removido durante la cirugía, produce gran parte de esta hormona, ya que gran parte de los pacientes con un bypass gástrico continúan experimentando más hambre que los pacientes con manga gástrica.

Beneficios para pacientes:

  • Reducción considerable del hambre.
  • Menor tiempo de operación en comparación con el bypass gástrico.
  • No modificar el trazado de los intestinos.
  • Reduce el riesgo de deficiencias de nutrientes.
  • No se presenta el síndrome del vaciado rápido o dumping.
  • No hay objetos extraños que se queden en el cuerpo.
  • La pérdida de peso puede ser notoria en aproximadamente 18 meses, pues esta se produce de manera gradual.
  • Cambios de estilo de vida.

El día de cirugía:

Qué se puede esperar ese día además de sentir un poco de miedo o nervios. ¡No se preocupe más! Se puede estar tranquilo pues es un procedimiento muy sencillo, con bajas tasas de complicaciones.

Sin embargo, hay que tener en consideración algunos puntos importantes antes de que se ésta se realice para garantizar su éxito.  

Evitar comer alimentos chatarra y sustituirlos por comida con muchos nutrientes ayudará, además no se puede comer o beber nada después de la medianoche anterior a la operación.  Si lo hace, es muy posible que se cancele la cirugía, pues durante el procedimiento puede  tener el reflejo del vómito y causar una aspiración pulmonar, atascando sus vías respiratorias con consecuencias fatales. Se recomienda no masticar chicles,  fumar  o tomar medicamentos.

Después que haya salido de cirugía, por lo general dentro de las primeras 5 horas después, se le pedirá levantarse y dar algunos pasos, para ayudar a reducir el riesgo de coágulos de sangre y aliviar un poco el dolor asociado con el CO2 usado.

La recuperación:

Cada persona experimenta el dolor de una manera diferente, sin embargo esta cirugía es incómoda pero no tan dolorosa como lo serían otras intervenciones estéticas.

No es una operación ambulatoria, lo que quiere decir que el paciente pasará al menos dos días de recuperación bajo

Es muy  fácil deshidratarse después de esta intervención, por lo que hay que asegurarse de beber agua de manera lenta y pausada.

El movimiento intestinal es un signo de recuperación, pero las evacuaciones pueden resultar difíciles o dolorosas. El estreñimiento es normal dentro de la primera semana postoperatoria, el cirujano recetará medicamentos especiales para contrarrestar estos síntomas.

La actividad como caminar, ayuda al proceso de curación y cicatrización. Hay que iniciar con un ejercicio moderado que no ejerza presión en la sutura ni implique levantar peso.  Es muy posible sentirse fatigado y cansado debido al bajo consumo de calorías.

La higiene es muy importante en este momento, sin embargo se recomienda no lavar la herida por lo menos en los dos primeros días después de la cirugía.

Para reincorporarse al trabajo, se toman de entre 2 a 4 semanas, según las observaciones de los diferentes cirujanos plásticos, dependerá del tipo de trabajo a realizar y de la vitalidad y fuerza con la que se encuentre.

Síntomas que necesitarán atención urgente:

La fiebre de más de 30 grados, con agitación o escalofríos, dolor que aumenta con el tiempo, enrojecimiento, pus de la zona de incisión, náuseas persistentes, incapacidad para tragar líquidos.

Recuerde, no hay que dudar en llamar  al médico si usted está preocupado por algún síntoma o siente molestias.

La dieta post operatoria:

Su dieta va a cambiar después de la cirugía de manga gástrica, pues un cambio de hábitos alimenticios le ayudará a obtener resultados visibles en mucho menos tiempo. Incluir una dieta balanceada es clave para la recuperación exitosa.

Hay que consultar a un especialista en la nutrición que lo acompañe en el proceso junto con su cirujano. Algunos de los alimentos más recomendados, los cuales podrán variar según el caso, son:

Agua o té descafeinado, dulces sin azúcar, proteína, poco alimento con lácteos, cereales, frutas y verduras. Hay que realizar 3 comidas pequeñas durante el día, comer despacio y masticar muy bien el alimento.

En la Clínica Armonía, podremos darle una mayor información sobre este y otros procedimientos, además de las indicaciones y cuidados que deberá seguir, de acuerdo al caso que presente.

Por El Equipo de Marketing