Cirujanos plásticos: cuidados previos y posteriores a una cirugía

CIRUJANOS PLÁSTICOS

La belleza y juventud se han vuelto los nuevos valores del siglo XXI, nadie quiere envejecer porque las oportunidades merman, desde profesionales hasta sentimentales. El mundo ha adquirido el síndrome de Dorian Grey, un deseo profundo por la eternidad. Los cirujanos plásticos se han vuelto las hadas madrinas de muchas personas, los amos de la vida que puede devolvernos los destellos de un rostro o de un cuerpo rejuvenecido.

Durante los últimos años, los sometimientos al quirófano han ido aumentado, ya que cada vez más mujeres y hombres de todas las edades quieren o buscan su ideal de perfección. Mucho se habla sobre que los medios de comunicación han influenciado al ser humano para buscar una imagen que no existe, sin embargo, la oportunidad que te brinda la cirugía plástica es la de crear una mejor versión de ti, y que te sientas cómodo con ella.

Sería mentira decir que la primera imagen no es lo que cuenta, y a pesar de que no podemos cambiar por completo, existe la posibilidad de arreglar o darle sus ajustes aquellas partes de nosotros que sabemos que podrían estar mejor. Sin embargo, estas decisiones no se toman a la ligera, los cirujanos plásticos deben ser seleccionados cuidadosamente, ya que, de no ser así, la intervención podría terminar en un desastre.

Como toda área médica, el doctor debe hacer una evaluación completa para saber si eres o no candidato a cirugía; será importante que se interese sobre enfermedades presentes o pasadas, medicaciones, otras cirugías, así como en tus cualidades físicas para poder plantearte lo que está su alcance y lo que no. Ellos trabajan con lo que tienen, que es tu cuerpo, por lo cual si no consideran que esté en condiciones de recibir tal o cual modificación, o el grado de la misma, no significa que te esté truncando un sueño, sino que está cuidando tu bienestar físico y psicológico.

Las recomendaciones que hacen los cirujanos plásticos antes de tomar estas decisiones es que  los pacientes evalúen los motivos por los que quieren operarse. En la mayoría del casos es por el gusto de verse y sentirse bien, donde entran también los casos de reconstrucciones por accidente; sin embargo, hay aspectos psicológicos que se no se pueden pasar por alto, puesto que podrían implicar un problema mayor a mediano plazo.

Las personas que tienden a la ansiedad, a la insatisfacción, o a la depresión, no siempre son las indicadas para realizarles una cirugía plástica, ya que que tienen una percepción alterada sobre sí mismas que muy difícilmente se verá satisfecha después de la intervención. A pesar de que la cirugía plástica tiene por objetivo corregir o mejorar anormalidades físicas por vanidad o por necesidades médicas, una persona que piensa que la única forma de ser feliz es aumentando su busto o haciéndose una liposucción, al término de la operación se seguirá sintiendo insegura, y buscará otros cambios físicos para ver si eso la hace sentirse mejor, lo cual es una gran mentira.

En términos de salud es importante que previo a la cirugía también se tengan algunos cuidados, por ejemplo, evitar medicamentos anticoagulantes,  como la vitamina E, y las aspirinas. Es necesaria la alimentación adecuada, y que guardes las energías necesarias para la recuperación; ingiere mucha agua y evita fumar y tomar bebidas alcohólicas mínimo 72 horas antes del procedimiento.

No vayas sola a la cirugía, será esencial que alguien te acompañe para que pueda recibirte después de la operación, ya que estarás muy débil y adolorida. No dudes en preguntar todo lo que necesitas y requieres saber, los cirujanos plásticos tienen la obligación de explicarte todo acerca del procedimiento, de la recuperación y prevenirte sobre los riesgos de la misma para que la decisión que tomes no sea a ciegas.

Toda cirugía conlleva sus precauciones post-operatorias. Algunas recuperaciones son más dolosas que otras, dependiendo del grado de manipulación que se llevó a cabo. Por eso nunca olvides tener la herida bien aseada, no utilices jabones aromatizados ni cremas: el jabón debe ser neutro y antibacterial para evitar infecciones. Procura que la ropa que utilices sea holgada o fácil de abotonar, de lo contrario podrías lastimar la herida y abrir los puntos. Sigue la dieta que te haya recomendado el médico, alimentarse bien previo y posterior a la operación es uno de los puntos más importantes.

Si tienes algún síntoma totalmente ajeno, como fiebre, inflamación excesiva, secreciones, acude con tu doctor inmediatamente; una infección puede traer graves consecuencias. Evita moverte mucho, las salidas, las vistas, actividades en general que puedan interrumpir tu tiempo de reposo y sanación. Las fajas serán importantes dependiendo de la zona que se haya trabajado; en caso de un aumento de seno, los sostenes serán especiales, y para la liposucción, el vendaje deberá utilizarse de 8 a 6 semanas.

Una cirugía estética o reconstructiva requiere cirujanos plásticos con experiencia, que sepan orientar al paciente en este procedimiento  y que busquen su bienestar por encima de todo. La clínica armonía cuenta con especialistas que se encargarán de buscar que te sientas cómodo con los resultados, brindándote una atención personalizada basada en seguridad y confianza.

Ofrece lipoescultura, cirugías de nariz y senos, tratamientos de belleza, entre otros servicios que están a tu alcance para lograr tener la imagen que deseas. Algunos dirán que la vanidad es un pecado, pero en realidad verse bien y sentirse bien es un gusto humano que, de poder cumplirse, nos llena de satisfacción. Es un hecho que intervenir tu cuerpo siempre tiene un riesgo, por eso es necesario acudir con los mejores.

Esta entrada fue publicada en Blog. Con este Enlace.

Por El Equipo de Marketing