Cirugía de nariz: tipos de nariz y cuidados post operatorios

cirugía de nariz

La nariz está en el centro de nuestro rostro, motivo por el cual determinará la armonía de nuestras facciones.  En ocasiones una persona puede tener unos ojos y labios hermosos, incluso una fisionomía bastante proporcionada, sin embargo, si la nariz la tiene demasiado larga o muy grande, esto pasa a afectar todo lo demás.

Suena tonto pero la nariz domina nuestro rostro y se vuelve uno de los complejos más grandes en las personas, mientras no se logre modificar. La cirugía de nariz es una de más recurrentes por esta razón, nadie quiere que lo primero que vean cuando conocen a alguien nuevo, sea su nariz, la cual opaca sus otras cualidades. A algunas personas les es indiferente, pero el ser humano tiende rechazar a la gente por detalles tan mínimos como este.

Cada tipo de nariz conlleva su modificaciones, unas más complicadas que otras, dependiendo de dónde esté el problema, por esta razón, una vez que tomes la decisión de realizarte una cirugía de nariz, primero identifica cuál es la tuya y para que puedas preguntarle a tu médico cuál es el procedimiento.

  • Nariz elevada: esta se caracteriza por tener la punta muy hacia arriba, estilo Michael Jackson o de “cochinito”. El modo de corregirla es llevando la punta ligeramente hacia abajo, de modo que no se miren los orificios nasales.
  • Nariz grande o bulbosa: tiene la punta muy grande, como de payaso. Esto genera que el rostro luzca tosco, poco definido. La solución para una nariz de ese tipo es reducir los cartílagos para que la nariz se adelgace. No debe relacionarse con las personas obsesas, cualquier hombre o mujer, sin importar su peso, pueden tenerla.
  • Nariz aguileña o de bruja: tiene la punta hacia abajo, como las brujas. Esto hace que cuando la persona sonríe luzca como malvada o como viejito. La idea es subir ligeramente la punta para que quede levantada o respingada, y le dé al rostro una apariencia más delicada.
  • Nariz de poncho: la punta está alargada, lo que hace que sobresalga del resto del rostro. Para esto hay que darle forma al cartílago y al hueso para encogerla.
  • Nariz en silla de montar: Se da por la deformación del puente nasal. Hay que reconstruirlo tomando cartílago de la misma nariz.
  • Nariz de camello o grande: en la parte superior de la nariz, el cartílago es demasiado grande, como una curvatura, casi como el cuervo. Par arreglarlo se debe limar la zona hasta dejar un aspecto armónico.
  • La nariz chata o aplastada: es muy pequeña, casi no tiene grosor, por lo que si quieres agrandarla un poco y darle forma se tiene que hacer injertos tomados de la misma nariz o de la oreja.
  • Nariz respingada: aparentemente tiene la punta recta pero el puente está cóncavo, ligeramente curvo. Para mejorarlo hay que buscar la manera de aumentar el puente.

A pesar de que todos tenemos un ideal de nariz, el cirujano plástico también debe considerar la operación en relación al resto de tus facciones para que el rostro se vea proporcionado. También hay que tomar en cuenta aspectos médicos, por ejemplo tu capacidad respiratoria; la fuerza y fragilidad de cartílagos y huesos, así como la flexibilidad de tu piel.

Algunos de los cuidados que debes tener después de hacerte una cirugía de nariz son evitar gesticular o hacer muchas expresiones, ya que esto podría abrir los puntos de la nariz o provocar una cicatrización no tan favorable. No realices deportes ni actividades que requieran grandes esfuerzos. Procura consumir alimentos blandos, que no requieran de mucha masticación para que no se fuercen las expresiones ni haya complicaciones en la sanación (como está en la zona media, literal todo gira alrededor de ella).

Cuando te bañes procura que no caiga mucha agua en la herida, y mucho menos caliente; de preferencia usa agua fría. No fumes ni seas fumador pasivo, ya que esto dificulta la cicatrización. Evita dormir de lado o hacia abajo; te podrías lastimar. En general evita cualquier situación en la que tu nariz pudiera salir afectada; cuando estornudes debes hacerlo con la boca abierta.

La cirugía de nariz es una de las más solicitadas y, por lo mismo, una de las que más expectativas genera. Es importante que el paciente esté consciente de que es una decisión solo suya, donde nadie más puede intervenir, y que debe ser consciente de los alcances que se pueden obtener y los que no. Por este motivo, el médico debe responder todas sus preguntas y dudas, y al mismo tiempo que debe ser sincero sobre los posibles resultados.

En su mayoría deberían ser satisfactorios, ya que este tipo de operaciones tienen procedimientos muy específicos; sin embargo, es importante que el interesado siga al pie de la letras todas las recomendaciones previas y posteriores a la cirugía si no quiere provocar una mala recuperación, además de tomarse el tiempo necesario para encontrar al cirujano adecuado.

Clínica Armonía cuenta con una platilla extensa de especialistas que te ayudarán a mejorar tu aspecto físico y con ello la percepción sobre ti mismo. Llevan a cabo cirugía de nariz, ya sea por puro placer estético o por repercusiones médicas; cualquiera que sea el caso, ellos sabrán atenderte y ofrecerte los mejores beneficios para ti.

Entienden que confiar en un cirujano es mucho más difícil que cualquier otro médico, porque en sus manos está la remodelación de tu cuerpo, de tu rostro, y si algo sale mal las consecuencias físicas y psicológicas serían muy graves. Sin embargo, su experiencia los abala y sus servicios hablan por ellos. Comunícate y atrévete a dar el cambio que tanto has deseado.

Esta entrada fue publicada en Blog. Con este Enlace.

Por El Equipo de Marketing